Plaza de las Tendillas

” El Corazón de Córdoba”

   Paseando por la ciudad de las tres culturas, descubrimos la emblemática Plaza de las Tendillas, el corazón de Córdoba,, . Lugar de encuentros que ha visto crecer la ciudad a lo largo de la historia. Esta plaza, que corresponde a tres barrios: San Nicolás de la Villa, San Miguel y San Juan y todos los Santos, comienza su historia siglos atrás, en época romana.

A mediados del siglo II a.C. el general romano Claudio Marcelo funda la ciudad de Corduba, manteniendo ésta un aspecto campamental hasta principios del siglo I a.c.Un siglo después, la ciudad cae en manos de Julio Cesar, quién la destruye por ser partidaria de Pompeyo. Ambos mandatarios están enfrentados por el control de la República Romana. Con la llegada del emperador Augusto siglo I d.C,. le concede el el más alto rango que una ciudad del Imperio Romano podía tener, el de Colonia Patricia,  y comienza la monumentalización de la ciudad.

Con la ampliación de la ciudad, creación de plazas y calles, aparecen dos vías principales que atraviesan la ciudad. El Kardo maximus, que iba desde el norte (Sierra Morena) hacia el sur (Guadalquivir) y el Decumano maximus que iba desde el oeste (Sevilla) hacia el este (Jaén), y donde confluían estas dos grandes vías principales, era el centro neurálgico de la ciudad, lo que los romanos llamaron el foro romano. El foro es el centro de la vida cívica en la ciudad romana. Parece ser que este foro romano estaría ubicado en las cercanías de la plaza de las Tendillas, que sigue siendo centro urbano y cosmopolita de Córdoba.

La estructura de la nueva plaza Tendillas es de los años veinte y fue una iniciativa del alcalde Cruz Conde. Tras el derribo del mítico hotel Suizo quedó un espacio más amplio y rectangular. El proyecto lo llevó acabo el arquitecto municipal Félix Hernández y se empezó a construir la totalidad de edificios que conforman la plaza, como la Casa de Marín Fernández de estilo Art Déco, con esquina a la calle Gondomar o el edificio de la Unión y el Fénix Español, obra de Benjamín Gutiérrez Prietot. Se va construyendo también la calle Cruz Conde y en 1930 se configura la actual plaza.

En 1999 se hace una reforma en la fuente y se transforma la plaza en peatonal, aliviándola de tráfico, e invitando al paseo. Se inaugura el 13 de mayo por el alcalde Rafael Merino.

    La escultura

Dentro de la plaza podemos destacar la magnífica escultura ecuestre de Gonzalo Fernández de Córdoba y Aguilar, más conocido como el “El Gran Capitán”.  Realizada en bronce por el escultor cordobés Mateo Inurria, para conmemorar el IV centenario de la muerte del Gran Capitán. En origen la escultura estuvo ubicada entre la Avd. Gran Capitán y de Ronda Tejares. En una remodelación de la plaza de las Tendillas se traslada allí.

La escultura ecuestre está hecha en bronce, menos la cabeza del Gran Capitán, hecha en mármol.  Aunque a menudo se cuenta que desaparecida la cabeza original, Mateo Inurria hizo una de mármol de un personaje ilustre de Córdoba, el torero Lagartijo, la mayoría de historiadores no están de acuerdo.  No hay constancia escrita de ese cambio, y además Mateo Inurria hizo un busto del Lagartijo, actualmente en el Museo de Bellas Artes, y los rasgos faciales no son los de la escultura ecuestre.

   ¿Quién fue el Gran Capitán?

Fue un personaje ilustre que nació en Montilla (Córdoba) en 1453. Hijo de Don Pedro Fernández de Córdoba, Señor de Aguilar y de Doña Elvira Herrera. Nuestro personaje desarrolló la mayor parte de su obra en el siglo XV. Un siglo donde acaecieron hechos muy importantes, como el descubrimiento de la imprenta, caída del Imperio Bizantino a manos de los turcos, la llegada a América de Cristóbal Colón, y la Conquista del Reino Nazarí, último bastión musulmán en la península Ibérica, en la cual fue partícipe al derrotar a Boabdil el Chico.

Genio militar, tuvo un carácter innovador bélico excepcional, combinando infantería, caballería y artillería. Sustituyó la guerra de choque medieval por la táctica defensa-ataque dando preferencia a la infantería. Dobló la proporción de arcabuceros. Dio a la caballería un papel más importante, para enfrentarse a un enemigo roto (persecución u hostigamiento para romperlo). Todas sus innovaciones militares desembocaron en el Tercio español.

Dentro del lenguaje de las esculturas ecuestres, podemos intentar descifrar la simbología o significado oculto en el alzado de las patas del caballo. Hay una teoría, desde el Imperio Romano hasta el Renacimiento Italiano que algunos historiadores comparten y otros no, esta teoría nos explica el significado de las patas alzadas de los caballos en las esculturas ecuestres. Si el caballo sostiene las dos patas delanteras en el aire, quiere decir que el jinete murió en batalla. Si el caballo sostiene solo una pata alzada, quiere decir que el jinete murió por heridas sufridas en esa batalla, días, semanas o meses después. Si el caballo tiene las cuatro patas sobre el suelo, el jinete murió de forma natural.

Podemos observar esculturas ecuestres que no llevan estos cánones, como por ejemplo la escultura del Gran Capitán. Sabemos gracias a la historia, que murió en Loja (Granada) en 1515 de forma natural, por unas fiebres, (algunos historiadores mantienen que esas fiebres fueron cogidas en su última batalla, la del río Garellano en Nápoles, contra los franceses).

Cierta o no esta teoría, lo que está claro, que cuando veamos una escultura ecuestre, nos fijaremos en el alzado de las patas del caballo e indagaremos en la historia del personaje ilustre.

Nos deleitaremos en la plaza de las Tendillas, con su magnífico reloj, que suena a guitarra. Inaugurado en 1961, marca su son cada hora con acordes de soleares, que fueron grabados por el guitarrista flamenco Juanito Serrano.

El Lago

El subsuelo de la plaza de las Tendillas esconde una leyenda, la del lago de las Tendillas, una cueva  donde se puede ir en barca entre estalactitas y estalagmitas. Toda leyenda siempre tiene algo de verdad y mucho inventado. No existe un lago subterráneo, pero si hay acuíferos subterráneos. Una hipótesis afirma que pudo ser uno de los manantiales más importantes de la Córdoba Andalusí con el nombre de “Ayn Farqad” dedicada a un asceta del siglo VIII.

En el año 2018 con la construcción de un hotel en la antigua Casa Colomera, se descubre un histórico pozo que confirma la existencia de un gran acuífero. Durante las obras también se encontró una gran noria del siglo XVI (se superpone al trazado de la trama califal). Este acuífero sería uno de los `principales surtidores de los históricos pozos de la antigua medina de la ciudad de Córdoba.

Esta enigmática plaza se ha visto engalanada en diferentes ocasiones, para celebrar hitos históricos, culturales y deportivos. Es el escenario de las celebraciones de fin de año el 31 de diciembre. Suenan las campanas tras el rasgueo de guitarra del reloj de las Tendillas, y así comienza un nuevo año en Córdoba. Las Tendillas son sin duda lugar de encuentro, de bullicio y trasiego, donde podemos sentir el latido de la ciudad, pues fue y sigue siendo el corazón de córdoba.

Si quiere una experiencia de Córdoba única, el equipo de Foot on the ground, estará siempre dispuesto. Consulte nuestras visitas guiadas, o si lo prefiere opte por un guía privado. Nos gusta Córdoba. Le gustará a usted.

Texto: Ojeda Gallardo, Antonio José